Una sonrisa solidaria

Payasos sin fronterasUna tarde se pasaron a vernos por el Consejo dos jóvenes, los vimos de lejos acercarse con la nariz roja y una sonrisa, querían cambiar el mundo y querían hacerlo riendo…

¿Quiénes sois PSF?

El objetivo principal de PSF es hacer expediciones a países en conflicto, consisten en artistas que se desplazan desde cualquier punto de España a países como: Haití, Mozambique, Siria, Palestina, Jordania, Sahara…. Actualmente estamos presentes en cuarenta países.

¿Cómo os financiáis para poder llevar a cabo vuestra intervención?

Contamos con financiación de ayuntamientos, empresas, con la cuota de los socios…

¿Habéis notado una reducción con esto de la crisis?

Sí, sobre todo en Barcelona que es donde esta nuestra sede central y es donde se gesta todo lo que hacemos. Pero bueno, como PSF no es una empresa, si salen 25 expediciones un año, al siguiente igual salen 15 ó 10… pero el propósito sigue igual y la ilusión también. Hemos notado que las empresas han bajado bastante la inversión en “cosas sociales”.

¿Cómo os ponéis en contacto con la gente de los países donde realizáis vuestra intervención?

Hay siempre una contraparte en el país al que se va. Por ejemplo en Mozambique es una asociación cultural de artistas de allí. En muchos de los países es el ACNUR quien hace de contraparte, por ejemplo en los países árabes.

En el Sahara, lo hacemos directamente con un saharaui que vive en Sevilla. Antes lo hacían a través del Frente Polisario pero era muy lento por la burocracia y el control. Ahora va este saharaui, una semana antes, contacta con los colegios y se programa.

La mayoría de las veces generamos redes de contacto propias. Por ejemplo, Se empezó a trabajar en Mozambique por un chico de Zaragoza, que tenia un familiar trabajando en este país y a partir de ahí conoció a esta asociación que hace de contraparte para el trabajo de PSF. Muchos proyectos han empezado así..

¿Dónde hacéis vuestras actuaciones?

En campos de refugiados, colegios y si se trabaja con alguna asociación como en el caso de Mozambique se va a las aldeas. En Colombia tienen un espacio, que podría ser como una casa de juventud aquí, donde hacen talleres de teatro, artesanía…

En general se intenta ir en equipo porque el trabajo es más efectivo. Cada uno lleva su espectáculo y luego se intenta mezclar. En tan poco días no da tiempo para montar una historia propia conjunta.

Payasos sin fronteras¿Cómo os recibe la gente de allí cuando hacéis las actuaciones?

Los chavales con muchas ganas. Mi sensación es que se quedan muy sorprendidos por la cercanía. Sobre todo por la cercanía de los adultos. No están acostumbrados, a que alguien este con ellos y les haga caso. Y encima les estás haciendo reír. La salud de la risa siempre es buena

¿Cómo y dónde surgió la idea de formar PSF?

Surgió cuando el conflicto yugoslavo. Había un colegio de Barcelona que se escribían con los colegios de Yugoslavia en el momento de la guerra, en el 92-93. Iba a ser el cumpleaños de un niño del colegio de Yugoslavia y entonces el niño español le preguntó que quería de regalo para su cumpleaños y entonces el niño yugoslavo contesto que tener una fiesta con un payaso. Recibieron la carta en el colegio y decidieron que tenían que hacer algo, entonces se pusieron en contacto con Tortell Poltrona, un payaso catalán. Y empezó a surgir la idea de porque no llevar un payaso a estos niños. Entonces Tortell Poltrona se fue a Yugoslavia a cumplir el deseo de este niño. Entonces vio todas las necesidades que había en por el mundo y lo buena que era la risa como terapia. Y así empezó PSF.

¿Solamente hacéis vuestra intervención a través de actuaciones?

Se mezcla lo que es el payaso, malabares, acrobacia, música…y en la mayoría de los países a los que vas, excepto Latinoamérica no puedes hablar porque el idioma es diferente y entonces haces espectáculos en los que haces gags humorísticos, que sobre todo les gusta lo de los tropezones, las tortas… Hacemos circo con los niños, vas y haces el espectáculo. Llegas, montas el tenderete y actúas. Con los adultos, hay países en los que impartes talleres.

Pero, ¿hacéis actuaciones con niños de Zaragoza?

No, no porque se quiere dejar muy claro que payasos no interfiera en lo que son las compañías de teatro y de animación, porque no es un sustituto de una compañía de teatro. No queremos usurpar en su trabajo. Aquí el trabajo que se hace es de sensibilización.

¿Sois todos voluntarios?

En la delegación antes había una persona que trabajaba, pero luego la economía y el proyecto no iba por ahí, entonces se eliminó el puesto de trabajo y ahora lo llevamos entre varios. En Barcelona si que hay gente que trabaja, entre Barcelona y Madrid hay 4 asalariados. El resto somos todos voluntarios.

¿Cuál es vuestra visión de los jóvenes como colectivo?

Hay muchos tipos de jóvenes. Yo depende a donde miro lo veo claro y depende donde miro no lo veo nada claro…

Muy pasiva en general, gente muy acomodada. Para lo que es realmente importante, y para lo que podría juntarse y luchar no se hace. Y sin embargo se hacen manifestaciones por el botellón. Eso no lo entiendo ni lo entenderé nunca. Pero eso pasa por algo. Por falta o exceso de algo. Ahí está ocurriendo algo. Tendría que haber más fuerza. Los chavales son los que tendrían que tirar. Cuando llegas a cierta edad deberías descansar. Vamos al capitalismo más duro y borrego.

Es verdad que hay un grupo pequeño que se está moviendo, pero en proporción es que es un 20% frente a un 80%. Lo malo crece más antes que lo bueno. Convencer a algunos de que no hagan nada, está resultando más fácil que al revés. La misma institución está educando para que nadie haga nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *