Educando en el tiempo libre

Varias son las motivaciones que tienen los jóvenes para formarse como monitores de Tiempo Libre, años atrás, quien se formaba como monitor solía tener un recorrido en el ámbito del tiempo libre que incluía voluntariado, vocación, experiencia e ilusión que llevaban a los jóvenes a obtener dicha cualificación para poder hacer aquello que tantas veces habían visto de mano de sus monitores, animadores… Este perfil se sigue manteniendo si bien ahora el porcentaje de quienes tienen este tipo de motivaciones se ha reducido drásticamente dando paso a otro tipo de perfiles en los grupos de Monitor de Tiempo Libre.

A día de hoy, por diversas causas que podríamos enumerar, las principales motivaciones para hacer el curso ya no tienen tanto que ver con el altruismo de antaño y son principalmente dos, una muy principal que destaca por encima de todas las demás, la formación para la búsqueda de empleo, muchos de ...

Sigue leyendo

El futuro de las Escuelas de Tiempo Libre

Antes de la democracia, y por lo tanto antes de que los jóvenes de hoy hubiéramos nacido, ya existían Escuelas de Tiempo Libre. Sin ningún apoyo público, contando únicamente con la labor de sus voluntarios, que ponían su conocimiento y experiencia al servicio de una nueva generación de jóvenes. En algunos casos no sólo no recibían ayudas, sino que tenían que trabajar en la clandestinidad. Recordemos, sin ir más lejos, que los scouts formaban un movimiento proscrito durante el franquismo.

El comienzo de la Comunidad Autónoma, de 1983 en adelante, fue una época de grandes pactos, por lo que nos cuentan. Los políticos y la sociedad civil trabajaron juntos, mejor o peor, para organizar el movimiento asociativo y su relación con la Administración. Nacieron, sin ir más lejos, los Consejos de la Juventud. Las asociaciones anhelaban ser escuchadas y los políticos necesitaban apoyarse en los movimientos cívicos, porque era imposible construir ...

Sigue leyendo

Libres en el tiempo

Vivimos en una sociedad en la que creemos que somos libres, e incluso lo defendemos como un bien supremo de nuestra democracia, pero nuestra libertad siempre esta supeditada a algo: a la libertad del otro, a las leyes, a la presión social, a los mecanismos de control, a las instituciones, a los mercados… todo un entramado que hace que no podamos decidir por nosotros mismos y que vayamos recorriendo paso a paso el camino que nos tienen preparado y nos marcan otros. Pocos son los jóvenes que deciden salirse de ese camino y explorar uno nuevo por su cuenta. Y estos pocos enseguida son estigmatizados por el resto, en definitiva esta es la sociedad que hemos construido y que con nuestras acciones diarias mantenemos, alimentamos y apoyamos.

Si hablamos del reparto del tiempo, tampoco podemos elegir que es lo que queremos hacer con nuestro espacio y momento vital. Ya que parte ...

Sigue leyendo