Palestina: verdades sobre un conflicto

Hace poco más de un año, decenas de miles de personas en Aragón salimos a las calles para protestar contra las atrocidades cometidas por Israel contra el Pueblo palestino; hace poco más de un año, el ejército israelí bombardeaba indiscriminadamente la franja de Gaza y dejaba más de 1.400 muertos y más de 5.500 heridos entre la población palestina.

Pero esta espiral genocida no es nueva, desde que en 1947 la Resolución 181 de las Naciones Unidas (recién creada y con el recuerdo del holocausto muy vivo) bendecía la partición de Palestina y la creación del Estado de Israel, la violencia israelí contra la población palestina no ha cesado. Pero recordemos un poco la historia para no olvidar que la creación artificial de un Estado, el de Israel, ha supuesto la eliminación sistemática del Pueblo palestino.
En 1947, la resolución 181 de las NN.UU. entrega el 56,5% del territorio palestino al futuro Estado judío y deja para el hipotético Estado palestino el 42,9%; en ese momento, la población judía en Palestina, que es minoritaria, solo es propietaria del 6,5% de la tierra. Seguidamente, en 1948, las fuerzas “terroristas” de Israel (a la cabeza el Haganá, principal autor de los ataques terroristas contra el ejército británico, imperio ocupante de Palestina hasta su partición) emprenden la ocupación de la mayor parte del territorio palestino, dejando un reguero de aniquilación brutal e indiscriminada de la población palestina con más de cuatrocientas localidades destruidas (como la célebre matanza en Deir Yassin), y más de un millón de desplazados y refugiados; estos hechos se conoce como “Al Nakba” para los palestinos. Posteriormente, la guerra de 1967 supuso la ocupación de la mayor parte del territorio palestino que quedaba en manos árabes.
Mapa ocupación israelí de los territorios palestinos

El mapa de la ocupación israelí de los territorios palestinos, se resume en la siguiente imagen:

En la actualidad, el territorio palestino tiene una extensión menor al 9% del territorio que le pertenece según el plan de partición; esto supone que en la práctica Israel está ocupando todo el territorio palestino a través de la denominada matriz de control, esto es: la ocupación militar (control y acciones militares, uso de colaboradores y las detenciones sin acusación y sin juicio), los hechos sobre el terreno (los asentamientos de colonos judíos, el muro que rodea las localidades palestinas, los cierres territoriales impidiendo el libre movimiento de la población palestina dentro del propio territorio, el robo de acuíferos y recursos naturales), y la burocracia, planificación y legislación que Israel está poniendo para conseguir echar al Pueblo palestino de sus tierras.

Campos de refugiados para millones de palestinosSegún las leyes internacionales, Israel está ocupando un territorio que no le pertenece, el palestino, y del mismo modo está vulnerando e incumpliendo todas las resoluciones de la O.N.U. que se refieren a la ocupación israelí de Palestina.

En la actualidad Israel sigue vulnerando el Derecho internacional y continúa ocupando Palestina con el aumento de sus asentamientos en territorio palestino, expulsando a la población palestina de sus casas y tierras, e imponiendo sus leyes en un territorio que no es el suyo.

Más de seis millones de palestinos y palestinas viven en estos momentos en campos de refugiados fuera de Palestina, decenas de miles de palestinos y palestinas han muerto desde la creación del Estado de Israel por la política genocida israelí, miles de hectáreas de territorio palestino ha sido robado a sus legítimos dueños, el Pueblo palestino, por el gobierno sionista de Israel y para hacer más palpable la humillación diaria a la que se ve sometida la población palestina, el ejército de Israel controla e impide diariamente el acceso de los palestinos y palestinas a los servicios sanitarios, a la educación, a la producción, al agua y a la electricidad, los agresiones y detenciones son diarias y no podemos olvidad que el Pueblo palestino solo tiene derecho (reconocido internacionalmente) a la resistencia y a la lucha por la libertad de su Pueblo.

Personas como yo, que trabajamos en solidaridad con el Pueblo palestino, que desarrollamos y visitamos proyectos que se realizan en Palestina, somos testigos del genocidio sistemático al que Israel está sometiendo a la población palestina y por ello, no podemos quedar mudos ante tanta violación de los Derechos Humanos (de la que la O.N.U. también ha sido víctima), ante la complicidad de los gobiernos occidentales a través de la venta de armas a Israel y de las relaciones comerciales, y no podemos permanecer callados cuando, hoy mismo, más de 50.000 casas palestinas pueden ser derruidas para aumentar la ocupación israelí y cuando continúa el bloqueo asesino a la Franja de Gaza y los ataques indiscriminados contra la población palestina en Cisjordania y Gaza.

VIVA PALESTINA LIBRE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *