Nos vamos con Pepe Soro a el AAIUN (liberado)

José Luis Soro, abogado de profesión. Es un activista por los derechos del Pueblo Saharaui. Se define como nacionalista de izquierdas y es miembro de Chunta Aragonesista. Si queréis saber más cosas de su día a día podéis visitar el blog: http://pepesoro.wordpress.com/

¿Cómo ves la situación del pueblo Saharaui, después de vivirla allí en primera persona?

Desde que el Estado español abandonó de forma vergonzosa el Sahara Occidental hace 35 años, el pueblo saharaui vive dividido. Hace dos años visité los campamentos de refugiados en Tinduf (Argelia) y tuve ocasión de comprobar las duras condiciones que soportan. Y hace seis meses, junto con compañeros de la asociación aragonesa de amigos del pueblo saharaui Um Draiga, visité El Aaiun, la capital del Sahara Occidental, donde pude comprobar en primera persona la vulneración de los derechos humanos más elementales por parte de la dictadura marroquí, que ocupa ilegalmente el territorio. Viajamos hasta allí para reunirnos con activistas saharauis, pero como tienen prohibido que entremos en sus casas y no podíamos dejarnos ver con ellos en un sitio público, tuvimos que alquilar un vehículo y quedar a 50 kilómetros de la ciudad, en mitad del desierto. Pero la policía marroquí, que nos había estado controlando y siguiendo desde que aterrizamos, nos interceptó cuando habíamos empezado la reunión y nos ordenó volver al hotel. Lo peor fue la situación de nuestros compañeros saharauis, que no pudieron a volver a sus casas en El Aaiun hasta bien entrada la noche, por miedo a las represalias. Experimentamos una pequeñísima parte de lo que ellos sufren a diario: la ausencia de derechos, la represión, la vulnerabilidad física, la injusticia, el miedo…

En especial, ¿Cómo viven su situación los jóvenes Saharauis?

José Luis con Aminetu Haidar
José Luis con Aminetu Haidar

Los jóvenes saharauis de los campamentos de Tinduf no conocen su tierra, no han podido ir nunca al Sahara Occidental, sólo conocen la realidad de los campamentos. Soportan unas condiciones de vida muy duras, pero lo peor es que viven desplazados de su país. Están dispuestos a todo para volver. Los que viven en los territorios ocupados por Marruecos sufren cotidianamente, como el resto de la población, la represión, las detenciones arbitrarias y las torturas de mano del invasor.

Sabemos que estuviste con Aminetu Haidar, ¿Crees que su reivindicación sirvió para visibilizar la problemática que viven día a día todas las personas del Sahara ocupado?

Tuve el honor de pasar una noche en el aeropuerto de Lanzarote acompañando a Aminetu Haidar cuando estaba en huelga de hambre. Impresionaba su dignidad y su fortaleza. Ella era plenamente consciente de que tenía una gran oportunidad de hacer visible un conflicto invisible, porque uno de los problemas del Sahara es que, al no existir para los medios de comunicación, el Gobierno español no se ve presionado para actuar. Y hay que tener presente que el Estado español es el principal responsable de la situación del Sahara Occidental: España sigue siendo para Naciones Unidas la potencia administradora de un territorio pendiente de descolonización, el último territorio africano no descolonizado. Pero la situación en la que viven nuestros hermanos saharauis no es noticia. Aminetu sacó momentáneamente el conflicto del olvido, pero entre todos tenemos que hacer que siga presente en la agenda de los medios de comunicación, de las instituciones y de los partidos políticos.

¿Cuál debería de ser el primer paso para poder comenzar una posible vía de solución a este conflicto?

El conflicto del Sahara Occidental no es un conflicto humanitario, es un conflicto político. Por lo que son necesarias acciones políticas contundentes, no basta con lavarse la conciencia mandando ayuda humanitaria. El primer paso es que el Estado español asuma sus responsabilidades internacionales como potencia administradora: debe trabajar decididamente para hacer posible un referéndum de autodeterminación en el que el pueblo saharaui decida libremente su futuro. El Gobierno de Rodríguez Zapatero no puede seguir siendo cómplice de Marruecos; debe dejar de venderle armas, puesto que no respeta los derechos humanos; debe impedir que Marruecos, que expolia la pesca y el resto de recursos naturales del pueblo saharaui, sea socio preferente de la Unión Europea; debe reconocer como Estado a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), como han hecho ya más de ochenta países en el mundo; debe reconocer al Frente Polisario como el único interlocutor del pueblo saharaui, dando a sus representantes rango diplomático.

Crees que aquí tenemos presente el conflicto que se vive en el Sahara. Los jóvenes zaragozanos, ¿podemos hacer algo por el pueblo Saharaui?

El primer paso es el conocimiento y la concienciación. Cualquier persona que tenga la oportunidad de conocer los datos objetivos tendrá muy claro quién es el verdugo y quién la víctima, porque en este conflicto, sin duda, hay buenos y malos. Yo invitaría a todos los jóvenes zaragozanos a que se informen (disponen de muchísima información en la web de Um Draiga: www.umdraiga.com) y a que viajen a los campamentos de refugiados, para conocer de primera mano de lo que estamos hablando. Yo personalmente espero volver a visitar los campamentos pero, sobre todo, espero viajar a El Aaiun liberado, espero pasear por la capital libre de una RASD libre habitada por ciudadanos saharauis libres. Y eso, sin duda, ocurrirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *