Los jóvenes queremos trabajar

sdc10343Hace unas semanas, el Presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, sacó a la palestra un dato que hacía meses que estábamos denunciando desde los Consejos y organizaciones juveniles: la alta tasa de paro que soportamos la juventud en el Estado español y que llega al 40%. Lástima que, en su discurso, Ferrán no propusiera ninguna vía de solución que acabara con un porcentaje que es indicativo de la presión del sistema laboral y de la precariedad a la que nos enfrentamos l@s jóvenes en la búsqueda de empleo, sino que se dedicara a barrer para casa y denunciar que “somos el único país del mundo que no discrimina un salario mínimo para trabajadores jóvenes”, achacando precisamente a este hecho los datos de desempleo juvenil.

Gran parte de nuestra generación sufrimos contratos basura que nos llevan a una total inestabilidad laboral y que a su vez no nos permite construir nuestra vida adulta con la misma facilidad con la que lo hicieron nuestras madres y padres. Sabemos qué hemos hecho hoy y cuánto hemos ganado por nuestro trabajo, pero no sabemos qué es lo que haremos mañana ni cuánto ganaremos. Nuestros planes de futuro acaban siendo planes de presente y nuestros planes de presente están condicionados por una constante amenaza de volver al pasado, a la tutela de nuestros progenitores. Como cantaban Ixo Rai!, al final tendrá nuestra madre que invitarnos a comer.

Proponer como solución para el paro juvenil un salario mínimo diferenciado es una desfachatez que hipoteca nuestra capacidad de entrar en el mundo adulto con las mismas oportunidades que tuvieron generaciones anteriores –e incluso con las mismas que tienen hoy– y no nos garantizaría poder asumir los retos y responsabilidades que nos exige la vida adulta. Propuestas como la de Ferrán nos infantilizan, nos faltan al respeto y nos avocan a no poder ser, no ya adult@s, sino ni siquiera jóvenes.

Por todo ello, ante la actualidad informativa, hemos querido dedicar este boletín que tienes en tus manos a reflexionar acerca de la situación del empleo de l@s jóvenes, a desgranar la situación de un mercado laboral voraz en el que somos, junto con otros colectivos, parte desfavorecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *