La visión de diferentes presidentes del Consejo de la Juventud de Zaragoza

CHUS CANTÍN  – PRESIDENTE CJZ (2006 – 2008)

Entre 2006 y 2008 el fantasma se llamaba Expo Zaragoza 2008, un proyecto de ciudad que la juventud, al menos la asociada, no sentía como propio, al menos era el sentir del Secretariado y el que se manifestaba en las Asambleas. En años anteriores se había hecho algún acercamiento desde la organización hacia el Consejo de la Juventud, pero siempre del tipo comercial/promocional. El lanzamiento de la campaña de Voluntarios, bajo un modelo que poco o nada tenía que ver con los principios que promovía el CJZ, acabó por alejarnos completamente del proyecto sobre el que no se permitía observación o sugerencia alguna.

Hacia el final ya nos había quedado claro que andábamos buscando otras formas de participación que no entraban en el esquema del Gobierno Municipal de aquel entonces, que al amparo de la Ley de Grandes Ciudades empezó a orquestar otro tipo de Consejos Consultivos. Por ello introdujimos algunos cambios en la Feria de Asociacionismo, llevándola a un espacio donde se pudieran encontrar asociados y no asociados de verdad y planteando asuntos para el debate público. El camino de la participación política iba a sufrir un vuelco en los siguientes años, para entonces el contraste generacional ya había salido a la luz.

 

ALBERTO ALCAINE – PRESIDENTE CJZ (2008-2010)

En el bienio 2008-2010, y creo que hablaré por todas mis compañeras en el Secretariado, estábamos muy preocupadas por conseguir que la juventud, asociada o no, participara en los planteamientos políticos y en la metodología de la acción del Consejo si queríamos realmente ser representativos de la juventud zaragozana.

Nos lo tomamos en serio y pusimos en marcha el proyecto “El Universo de la Participación”, que en honor a la verdad salió de la cabeza de nuestro fantástico equipo técnico. Eran los años previos al 15M y ya nos estábamos haciendo las preguntas que luego rompieron las calles: ¿la democracia debe ser participativa y no corporativa?, ¿está caduco el movimiento asociativo?, ¿qué hay de la horizontalidad y de la transparencia?

Este cambio de paradigma fue el que inspiró un cambio para la política en nuestro país que vino para quedarse para siempre. No me cabe duda de que desde la cocina del Consejo formamos parte de aquel guiso.

 

 

VÍCTOR RELOBA – PRESIDENTE CJZ (2012-2014)

En 2012, momento de efervescencia política post-15M, se notaba que muchas personas jóvenes recurrían a espacios informales en vez de al asociacionismo, que se ponía en cuestión. Pero, por otro lado, el Consejo de la Juventud de Zaragoza y sus entidades se convertían en referentes de muchas movilizaciones y nuestro discurso en defensa de la participación y de los derechos de la juventud encontraba mucho eco social y mediático.

Vivimos un momento de reflujo de la participación, donde mucha de esa juventud no asociada se une al asociacionismo al encontrar un espacio más estable, eficaz y seguro para intentar mejorar el mundo. Hemos pasado de una marea de entusiasmo idealista a un río de realismo esperanzado, más modesto pero más sostenible. Las luchas de ayer consiguieron victorias como que ahora la juventud zaragozana cuente con un Plan municipal de Juventud y una parte importante de las políticas de juventud ya no se entiende que puedan hacerse sin la participación de la juventud y del Consejo de la Juventud de Zaragoza. Ahora la participación significa: nunca más una democracia sin sus jóvenes.

 

ADRIÁN ALLO – PRESIDENTE CJZ

(2017-Actualidad)

Desde mi perspectiva, actualmente el asociacionismo y la participación juvenil se encuentran en “stand by”, se está produciendo un cambio generacional en muchas asociaciones y es necesario que estos nuevos jóvenes participen y se asocien.

Es de vital importancia porque si no los medios, las instituciones y diferentes organizaciones no nos van a tener en cuenta a la hora de hacer políticas, en la toma de decisiones. Es necesario que el joven o el grupo de jóvenes levanten la voz, reivindiquen, se asocien y deje de estar sentado tranquilamente en su sillón.

El asociacionismo tiene un gran papel aquí porque es mucho más fácil hacer fuerza formando parte de un grupo, que yendo en solitario. En definitiva, sal de tu burbuja y empieza a preocuparte de la sociedad para luego no lamentarlo en un futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *