La visión de los trabajadorxs del PIEE y Casas de Juventud

Escrito de lxs trabajadorxs de los PIEE (Proyecto de Integración de Espacios Escolares) y las Casas de Juventud de Zaragoza

Trabajar con jóvenes es un lujo, aunque en ocasiones salgas con dolor de cabeza y/o de riñones porque resulta que tÚ, como trabajadora de un proyecto de juventud, ya no eres tan joven como crees.

Nuestro trabajo nos permite estar al día de lo último en música, juegos, bailes, redes sociales, videos virales y nuevas formas de relación, de ocio y de mil cosas más que se convertirán en una moda efímera o en algo que poco a poco haremos nuestro y llegarán a ser cultura, arte, historia…

Para trabajar con, para y por lxs jóvenes no es necesario ser joven, pero si es necesario tener una mente abierta, una actitud dinámica, empatía y muchas ganas de aprender, de canalizar ilusiones, de acompañar,… Las políticas de juventud deberían centrarse en eso y ser diseñadas para eso. Hay que estar al lado de lxs jóvenes para comprenderlxs, para entenderlxs, para apoyarlxs… y así deberían ser las políticas de juventud: cercanas y centradas en la realidad.

Debemos saber que cada joven es diferente, aunque comparta con su grupo de iguales características comunes, así los proyectos que trabajamos con jóvenes debemos ser también diferentes, pero compartiendo líneas de intervención y objetivos comunes, debemos primar lo público y la calidad en los servicios que ofrecemos.

Algo que se aprende rápidamente trabajando con jóvenes es que su sentido de la justicia es muy alto, y por su puesto ese debe ser también nuestro listón: servicios y proyectos para jóvenes que sean de calidad, con profesionales, con coherencia, dinámicos, centrados en la realidad, inclusivos y motivadores, y políticas de juventud de calidad, sólidas, continuadas y accesibles a toda la población, respetando los derechos laborales y la dignidad de los puestos de trabajo.

Personalmente decir que me costó muchos años llegar a ser joven, así que ahora me armo de paciencia, ignoro mi dolor de cabeza y olvido mi dolor de riñones…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *