La participación juvenil no asociada, una tarea pendiente

La participación de la juventud no asociada es una tarea pendiente en la representación juvenil y en la implicación de los procesos participativos del movimiento asociativo juvenil.

Por ello, debemos sistematizar los procesos y vertebrar la participación a través de canales de comunicación que faciliten voz y voto a este colectivo no representado en las estructuras formales de participación joven. Existen diferentes estructuras organizativas juveniles que hay que tener en cuenta para canalizar la participación de este tal y como aparece en la tabla 1.

 

Tabla 1 Clasificación de las estructuras organizativas de participación juvenil

INFORMALES NO FORMALES FORMALES
Sistematización X X X
Continuidad X X
Figura jurídica X
Ejemplos: Asalta el congreso, movilizaciones esporádicas. Ágoras, agregacionismo, foro, plataformas… Asociaciones, federaciones, fundaciones, confederaciones…

Fuente: Elaboración propia.

Las estructuras informales surgen puntualmente y anexionan a muchos jóvenes que participan unidos por una causa o fin que sienten común, las RRSS facilitan la organización y sistematización de la acción participativa, pero carece de continuidad. Las estructuras no formales agrupan a jóvenes que participan con un ideario y sentimiento común, tienen cierta continuidad y están sistematizadas pero carecen de figura jurídica e incluso la propia identidad y sentido de la participación huye de la misma. Por último estarían las estructuras formales de participación juvenil tal y como las conocemos.

Según el INJUVE (2014) las tasas de asociacionismo juvenil de la población joven, entre 15 y 29 años, es del 37% y el 22% pertenece a entidades deportivas. La no participación de la juventud no asociada en entidades juveniles no significa siempre una desafección con el sistema y una apatía.

Para analizar la desafección de la juventud no asociada con las estructuras formales podemos destacar algunas barreras que dificultan la participación de la juventud no asociada, como son:

  • El adultismo, donde son las personas adultas las que toman las decisiones por el colectivo juvenil
  • El corporativismo: a través del que si no perteneces a una entidad no puedes ni ser ni tomar parte.
  • La burocracia: si no tienes figura jurídica con la que ser representado no puedes participar.
  • La comunicación: entre este colectivo no está organizado y canalizar su participación y ponerles en contacto es difícil
  • La identidad: no tienen sentimiento de pertenencia a una entidad en concreto.
  • La falta de espacios de interrelación: se necesitan nexos de unión entre las personas donde puedan generar acciones conjuntas.
  • La falta de continuidad en los procesos.
  • Además de herramientas como son los mapeos asociativos, que nos ayudan a identificar sobre el terreno las formas de agrupamiento juvenil, debemos hacer uso de diferentes estrategias para seducir a la juventud no asociada.

Alguna estrategia para motivar e implicar en procesos participativos al colectivo joven, son programas de educación de calle que impliquen liderazgos informales dentro de la realidad municipal, para captar y generar espacios de participación abiertos a las personas jóvenes. La implicación de este colectivo se verá significada en función del protagonismo social y la interpelación que se tenga con él.

Juan Latasa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *