Jóvenes voluntarios europeos

El Club Social de la Fundación Rey Ardid es un espacio de ocio para personas afectadas por enfermedad mental y tiene su sede en la Calle Pablo Iglesias 40-42 de Zaragoza.

El Club Social participa en el Programa Juventud en Acción 2007-2013 que establecieron la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y los estados Miembros de la Unión Europea. El programa consta de 5 acciones en las que pueden participar jóvenes con edades comprendidas entre los 13 y los 30 años. Este programa no discrimina a ningún joven, por lo que aquellos con menos oportunidades, ya sea por razones culturales, económicas, sociales, geográficas o con discapacidad, pueden participar.

Entre los objetivos del programa destacan:
• Promover la ciudadanía activa de la juventud
• Potenciar la solidaridad y promover la tolerancia
• Favorecer el entendimiento mutuo entre jóvenes de países diferentes.
• Favorecer la cooperación europea en el ámbito de la juventud.

Desde hace algunos años el Club Social de la Fundación Rey Ardid participa en la Acción denominada “Servicio Voluntario Europeo”.

El Servicio Voluntario Europeo (SVE) es un servicio de aprendizaje no formal en el que jóvenes voluntarios adquieren competencias para su desarrollo personal, educativo y profesional, así como para su integración social.

El objetivo del SVE es desarrollar la solidaridad y promover la tolerancia entre la juventud, fundamentalmente para reforzar la cohesión social en la Unión Europea. Promueve la ciudadanía activa y la comprensión mutua entre la juventud.

El SVE se realiza a través de actividades organizadas en asociación entre organizaciones legalmente establecidas, que envían o acogen voluntarios/as.

Los voluntarios/as desarrollan la actividad de voluntariado en un país distinto de su país de residencia. Esta actividad, no remunerada y sin ánimo de lucro, se realiza a tiempo completo durante un periodo determinado en beneficio de la comunidad.

Actualmente tenemos una voluntaria alemana acogida en la Fundación, Eva de Alemania que colabora en todas nuestras actividades.

Desde el Club Social animamos a los jóvenes a llevar a cabo esta experiencia. Para más información se puede visitar la página web: www.juventudenaccion.migualdad.es

Una alemana en España

“Espana es diferente”, se dice. Incluso los espanoles mimsos dicen que en Espana no se vive como en el resto de Europa. Y aunque no me parece tan diferente de Alemania, sí que hay algunas cosas que me sorprendieron un poco.

Ya los primeros días aquí me di cuenta, que no comer carne no es muy común aquí. Si te pides un bocadillo vegetal (según el nombre una alemana ignorante supone que será pan con con algún tipo de verdura), recibes un bocadillo de atún y huevo. Bueno, quizás en los huertos espanoles crezcan atúnes y huevos en los árboles? La comida en general es muy importante en Espana, se come mucho y a horas, a las que los alemanes ya están durmiendo.

Para comprar la comida, el mercado es una buena opción, porque es más barato que los supermercados. (Que en Alemania es al revés!) Y eso también lo saben las senoras mayores, de las que muchas no realmente corresponden al imágen de la abuela amable y miramientosa, y a las que no les gusta mucho esperar su turno para pedir sus compras con un “Dame manzanas!”. Eso aún a los oídos de los alemanes tan brutos y insensibles suena un poco demasiado directo.

Además, el abundante uso de palabrotas es impresionante. No se puede tener una conversación para más que dos minutos sin que nadie diga “joder” o “me cago en…” (se caga en lo que sea, la leche, la mar, la burra Amparo…), incluso gente mayor. Nunca jamás me podría imaginar mi madre decir “Me cago en la mar!”.

En general,los espanoles son mucho más abiertos y comunicativos, así que las noches de los fines de semana las calles y bares (donde se tiran las servilletas al suelo!Increíble…)están llenas de gente hablando a un nivel de voz que yo ni puedo alcanzar.

Tanto que me gusta el idioma espanol, me quedé flipada cuando escuché una versión espanol del clásico “Let it be” de los Beatles o ví que en las calle vendieron “Perros calientes”.

fundación rey ardidPero ahora no quiero que penséis que los espanoles para mi sólo son unos ignorantes sin cultura! A mi me impresiona mucho como se conservan todas las tradiciones del país y de las comunidades autónomas. He visto cosas interesantes y muy diferentes de todo lo que conozco, como las procesiones y rompidas de la hora en Semana Santa, los Castellers de Cataluna o la donación de flores el día del Pilar en Zaragoza.

Además, me encanta le manera de vivir de los espanoles. Hay muchísima cultura de calle y bares; aún el pueblo más pequeno tiene por lo menos un bar (y una iglesia) y la gente, de todas las edades, sale mucho.
Los espanoles me parecen bastante relajados , no se dejan estresar de cada pequeno problema, y les gusta mucho divertirse. Además, me impresiona como se relacionan rapidamente con otras personas y que bien acogen a gente desconocida.

He disfrutado mucho de esos ultimos meses aquí, y para mi Espana cada vez parece menos extranjero y más hogar. Eso por supuesto también tiene que ver con la Fundación Rey Ardid y que toda la gente aquí me lo ha hecho muy fácil sentirme como en casa.

Trabajar con personas con enfermedad mental era algo nuevo para mi, pero me ha gustado mucho y me gustaría trabajar en el campo de la salud mental. Durante el tiempo de mi colaboración en el Club Social ayudaba hacer actividades como artes plásticas, dibujo, memoria y también podía dar actividades sóla como cocina (con pimienta SIEMPRE) o lectoescritura. Aprendimos, creamos y nos divertimos juntos y ya sé que va a ser muy difícil la despedida y que voy a echar de menos un montón el trabajo aquí, los chicos y mis tres tremendas companeras de trabajo.

Como aún me quedan tres meses aquí, con eso no os voy a decir adios, sino hasta luego!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *