El concejal más joven del ayuntamiento de Zaragoza

El concejal más joven del Ayuntamiento de Zaragoza en la anterior legislatura, Sebastián Contín, del Grupo Municipal del Partido Popular, nos recibe en su despacho para contarnos sus experiencias vividas como estudiante y para hablarnos de la importancia que, según él, tienen los idiomas y la posibilidad de formarse en el extranjero.

A los 18 años, en el año 94, comienzas tus estudios de Derecho en la Universidad de Zaragoza. Háblanos un poquito de esa etapa…

Pues, la verdad, es que llevé una vida universitaria bastante corriente. Vivía en casa de mis padres, iba a clase todos los días (era un chico aplicado), y pasaba apuntes a limpio y hacía presentaciones a otros compañeros para sacarme un dinerillo extra, jeje. Cuando estaba en 4º solicité una beca Erasmus para irme a Italia el último año de la licenciatura. Me la concedieron y me marché a Módena de donde ya volví con la carrera acabada.

Te fuiste de Erasmus, algo que recomiendan casi todos los que lo han hecho. ¿Qué nos puedes contar tú sobre aquella experiencia?

Fue un cambió drástico para mí. Puede sonar a tópico pero realmente lo fue. Yo nunca me había ido al extranjero a estudiar como se va ahora mucha gente en verano a Inglaterra o a Francia. Soy el mayor de seis hermanos y no pudo ser. Por eso, cuando llegué a Módena, una ciudad muy cara y aburrida, donde nada más llegar me metieron en una residencia llena de españoles y donde apenas podía practicar italiano me desilusioné tanto que decidí ponerle remedio de inmediato. Busqué a otros chavales en una situación parecida a la mía y junto con otro chico español y tres franceses nos alquilamos un piso compartido y aproveché el tirón que estaba teniendo la lengua castellana para ponerme a dar clases a gente que quería venirse a estudiar a España. El resultado final fue muy positivo. Volví a España con un nivel fantástico de italiano, y habiendo crecido mucho como persona.

En los últimos años, la importancia que se le da a saber hablar con fluidez otras lenguas es cada vez mayor. Nos acabas de decir que aprendiste italiano pero de eso hace ya 10 años… ¿Sigues manteniendo el buen nivel que adquiriste entonces? Y además de italiano, ¿hablas algún otro idioma?

Con respecto al italiano, la verdad es que el año anterior al erasmus lo estuve estudiando en una academia, lo que significa que tenía muy buena base en gramática y vocabulario pero me faltaba lo esencial para dominar cualquier idioma: ¡Practicarlo! Lo mismo me pasó con el inglés y con el francés, los había estudiado en el colegio y por mi cuenta durante la carrera pero hasta que no me fui al extranjero no tuve el nivel que es necesario para poder decir orgulloso que dominas un idioma. Y el truco para seguir manteniendo el nivel vuelve a ser la práctica. Si bien ya no puedo viajar a Italia, Francia… tanto como que me gustaría, lo que hago es ver películas en V.O. y mantener el contacto con las personas que allí conocí.

Sebastián ContínHemos quedado en que tras tu paso por Italia vuelves a Zaragoza licenciado. A partir de ahí, ¿que pasó?

Durante el curso que estuve en Módena solicité una beca de colaboración en Ibercaja que se ofrecía a estudiantes de últimos cursos. Me la conceden y tras terminar la beca un año después, me ofrecen quedarme en el departamento jurídico. Así que allí pasé cuatro años de mi vida, en los comencé estudios de doctorado y con la idea cada vez más clara de que quería irme fuera de España, al menos una temporada, empecé a estudiar en serio francés e inglés.

¿Y lo conseguiste? ¿Te marchaste al extranjero?

(risas) ¡Ya lo creo que me fui! Harto de la situación que estaba viviendo en mi trabajo, preparé las maletas y decidí tomarme un año sabático. Tenía dinero ahorrado y pude permitírmelo. Ahí comenzó una de las mejores etapas de mi vida: seis meses en París, dos en Londres, cuatro en Estrasburgo… Después volvería durante unos meses a Zaragoza y finalmente acabaría por irme a Brujas (Bélgica) a estudiar en el College of Europe, una de las mejores escuelas de postgrado que existe.

Nos das mucha envidia (de la sana) Sebastián. Ahora tienes 34 años, hace seis tú estabas recorriendo Europa gracias a tus ahorros y a becas concedidas por instituciones públicas y privadas. A pesar de la crisis y los recortes que se han llevado, ¿crees que eso sería posible hoy?

Totalmente. Las becas que conceden instituciones como el Gobierno de Aragón o entidades financieras como La Caixa o Ibercaja siguen funcionando. Quizá el número de demandantes de las mismas haya aumentado pero eso no tiene que importunarnos. Las oportunidades siguen estando ahí para quien es un buen estudiante y se esfuerza. ¿Qué es difícil? ¡Por supuesto! Pero también lo fue para los de mi generación. Quién algo quiere, algo le cuesta. En mi opinión el problema que tienen ahora muchos jóvenes es que no saben organizar sus prioridades. He oído muchísimos casos de gente conocida que han destinado su primer sueldo ¡para comprarse un coche a plazos! ¡Eso es una locura! ¡Mi primer coche me lo he comprado yo hace tan solo dos meses! Porque hasta ahora todo el dinero que iba consiguiendo ahorrar iba para la hipoteca y para mi formación. Ahí está el problema. Los jóvenes tienen (tenemos, que me gusta incluirme en ese grupo) que pensar a largo plazo y aprovechar que vivimos en un mundo globalizado y todas las puertas abiertas. Con esta situación que estamos viviendo en España, no entiendo como hay tanto chico o chica recién licenciado, con buen expediente e idiomas que está en paro o trabajando por una miseria. ¡Todos fuera! Animo a todas aquellas personas que en este momento se sienten infravaloradas en nuestro país a que prueben suerte fuera, porque estoy convencido de que, como me pasó a mí, crecerán personal y profesionalmente.

Muchas gracias Sebastián por compartir tus experiencias con nosotros, ojala muchos de nuestros lectores se sientan inspirados y motivados por tus consejos. Esperamos volver a reunirnos pronto contigo.

Muchas gracias a vosotros. Aquí me tenéis para lo que queráis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *