Educando para la participación en el colegio

Colegio Cantín y Gamboa

El día 8 de febrero de 2010 nos recibió en su despacho Mercedes Albar, que además de Directora del Colegio Cantín y Gamboa, actualmente, es la Presidenta de la Coordinadora Aragonesa del Voluntariado en la Acción Social (en representación de la Fundación La Caridad). Con ella, tuvimos una charla amena en la que fuimos haciendo un recorrido por lo que hoy en día es la educación formal, centrándonos en el modelo de escuela que han elegido para poder hacer participes a todos sus alumnos, padres y profesores de la vida diaria del centro.

Nada más sentarnos y presentarnos nos cuenta que es una comunidad de aprendizaje, la idea nace de una línea teórica que proviene de los EEUU. Para poner en marcha esta forma de organización, se desplazaron a la CREA (Centro de Investigación Social y Educativa) en Barcelona allí recibieron los fundamentos teóricos, planteamientos metodológicos y todo lo necesario para intentar adecuar ese modelo a su realidad.

El colegio Cantín y Gamboa educa para la participación

La idea es ver la escuela como un elemento de promoción, en el que todos podemos intervenir, no solo los profesores sino también y especialmente los padres, alumnos y las personas que están relacionadas con la comunidad educativa.

 

Los principios siempre son duros, para ellos lo más difícil fue adaptarse a una nueva realidad. En un breve espacio de tiempo se produjo una enorme diversidad, no solo de países de origen, sino de todo lo que ello conlleva: diferencias culturales, de idioma y de religión. Resalta la idea de que “lo que antes valía para el centro ahora ya no vale porque la gente que está en el centro es diferente a la que había hasta hace poco”. Ante esa nueva realidad, solo se podía hacer una cosa. Adaptarnos nosotros como comunidad educativa a esta nueva situación y para hacerlo había que implicar a todos: profesores, alumnos y familias. Además de la participación de una nueva figura, la de los voluntarios.

Analizando todo esto, se plantearon unos primeros retos: creación de aulas de español para los alumnos que no saben el idioma y que eso les ocasiona que no se integren bien, creación de un departamento de orientación formado por un psicólogo que se preocupe de evaluar el proceso educativo y también que se preocupe de orientar a los estudiantes de secundaria de cara a sus salidas profesionales, además se pone en marcha el las tutorías individualizadas para los alumnos de secundaria. Todas estas actuaciones y muchas más se plantean para lograr un nuevo reto: dar a todos una alternativa de futuro. Siempre que surge un problema con un alumno intentamos dar una respuesta individualizada a su problema. Este cambio de realidad que se produjo de una manera no gradual, sino muy rápido, hizo que fuera necesario preparar al profesorado para esta nueva situación. Había que buscar alternativas y una de las que vimos fue la de la comunidad de aprendizaje.

Partieron del modelo teórico y lo adaptaron a la realidad de su comunidad educativa: estancia en clase, creación de aulas de español, creación de grupos interactivos de carácter heterogéneo que con la presencia de una persona adulta como dinamizadora, permita que los alumnos aprendan también enseñando lo que saben al resto de sus compañeros.

Además se realizan comisiones mixtas de trabajo, en la actualidad están activas la de ocio, voluntariado, biblioteca, nuevas tecnologías e Infraestructuras, formadas por padres, profesores, alumnos y voluntarios. En esas comisiones se decide qué queremos hacer y qué creemos que se puede hacer. Se pasan las conclusiones a la Comisión Gestora que es la que va a decidir si es viable o no. Se trata de imaginarse que colegio queremos e ir dando pasos para construirlo, estos grupos se basan en las aportaciones de sus miembros, quien más aporta y participa es más tenido en cuenta, independientemente de su edad o de su cargo orgánico en el claustro.

El colegio no es solo un colegio, funciona desde la mañana hasta la 19 horas, si no fuera así no podría darse esa atención a todos aquellos que la reclaman o la necesitan. Se da una gran importancia al tiempo de ocio, ya que una educación integral no puede entenderse sin dar cabida al ocio de cada uno de los alumnos. Esta demostrado que a largo plazo un ocio bien entendido va a contribuir al desarrollo, el descanso y la diversión de los alumnos. Pero sobre todo va a evitar que surjan muchos de los conflictos a lo largo de la etapa de crecimiento. Para las horas que no hay clase y para otras iniciativas cuentan con voluntarios, en su mayoría alumnos mayores y padres.

Mercedes nos resalta varias veces que el apoyo de la Fundación La Caridad en todo el proceso fue y es fundamental. Nos comenta que aunque con el nombre se pueda caer en un error, ya que viene de la historia de la ciudad de Zaragoza por su vinculación a órdenes religiosas, en la actualidad es una fundación laica que preside el Alcalde. Esta fundación apoya la labor del colegio dando becas de comedor, aportando la figura del psicólogo y financiando todo lo que puede, en la medida de sus posibilidades

Hablando con Mercedes de su visión de la juventud, nos comenta que no es justo hablar en general, matiza que por los medios de comunicación solo vemos los aspecto negativos de la juventud, cuando en realidad hay jóvenes muy comprometidos. Así hay una juventud comprometida y otra un poco “blandita”, que no sabe bien lo que quiere ni como van a salir las cosas, lo que conlleva además un alto nivel de frustración cuando las cosas no salen como ellos quieren. Cuanto mas “blanda” es la persona tiene menos compromiso, menos conciencia y menor capacidad de frustración.

Nos despedimos después de una charla agradable y distendida, nos invitan a volver cuando queramos… nos vamos con la sensación de que todavía quedan colegios donde de verdad se creen lo de educar e integrar a todos, y donde intentan día a día que la escuela de verdad sirva para formar a personas en todos los aspectos de la vida y no solo sea una mera transmisora de conocimientos académicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *