Cuando la educación formal se vuelve informal

Cuando llegué al IES a trabajar en el Proyecto de Integración de Espacios Escolares, hace ya unos diez años, me encontré con el reto de hacerme un hueco entre profesorado, equipo directivo, departamento de orientación, y cómo no ¡conserjes y limpieza! Un hueco que antes este proyecto no tenía, al menos en mi Instituto.

Yo era la “monitora” del PIEE y apenas me hacían caso en las propuestas de trabajo, se me consideraba a efectos laborales como ajena al centro y yo, mientras, defendía mi Diplomatura en Magisterio, mi TASOC y mis cursillos con uñas y dientes: ¡que no soy monitora!, ¡que quiero trabajar con vosotros/as!

Que una misma profesional eche raíces en su puesto es lo más beneficioso que le puede pasar a un proyecto socioeducativo. Ahora soy la educadora social, que se encarga del PIEE y organiza las actividades, sí, pero también la que se coordina con profesores/as, psicopedagogos/as, trabajadores/as socilales y demás en por ejemplo, actividades para la integración de alumnado en riesgo de exclusión, actividades de educación para el desarrollo, mediación escolar, jornadas culturales…y un largo etc

 

Educación informal en PIEE
Espacio del PIEE Pablo Gargallo

 

Ni decir tiene la satisfacción que también supone que en el barrio te conozca la gente que trabaja con niños/as y jóvenes a base de organizar actividades conjuntas. Todo esto sólo se consigue con años de constancia, y la satisfacción de ver crecer a los/as chavales/as con los que has trabajado no te la quita nadie.

 

Pero no siempre soplan vientos a favor en este ámbito laboral, de hecho somos pocos los que duramos mucho tiempo en un mismo puesto, ya que se encargan de desmotivar la personal con, al principio, muy bajos salarios y sin contratos fijos, y luego con menos-bajos salarios y sin reconocimiento profesional. Es una pena, porque es un verdadero lujo, la envidia de otras comunidades, que haya un educador del Ayuntamiento en casi cada Instituto de Secundaria de Zaragoza. Un lujo que las instituciones deberían valorar y pelear por conservar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *